Ir al contenido principal

Catalanes y otros ciudadanos de España, comadronas en un parto difícil

En la teoría gestáltica se dice que cuando una experiencia dolorosa no fue asimilada e integrada se queda un poso que se convierte en un proceso no cerrado que busca su culminación o cierre. A este proceso se le llama una getalt abierta. Estas gestalts abiertas se expresan como manifestaciones en las que el dolor contenido y creado en el pasado surge en la consciencia porque un evento en el presente lo desencadena. 

En mi experiencia, estas gestalts abiertas se crean en nuestra infancia y siempre giran alrededor de situaciones en las que vivimos una o varias de nuestras necesidades como no cubiertas. Incluso hay quienes sostienen, yo así lo veo también, que estas gestalts abiertas pasan de generación a generación en lo que se llama trauma transgeneracional sistémico. 

Todo conflicto presente, ya sea personal o colectivo, es una oportunidad de sanar nuestro pasado personal biográfico. No olvidemos que lo colectivo está formado por individuos y que cada uno lleva la carga dolorosa de su biografía a su presente.

No ser consciente de esto es peligroso porque atribuimos nuestro dolor exclusivamente al estímulo presente y lo convertimos en causa de él en vez de verlo como estímulo. Y nuestra mente condicionada, como es el caso de la mayoría de nuestras mentes, a culpar al otro por nuestro dolor, necesita de un mecanismo que justifique nuestra percepción y que le de sentido. Este mecanismo crea imágenes que proyectamos sobre el otro haciéndolo nuestro enemigo, convenciéndonos de que es él el causante de nuestro sufrimiento. Él resultado es la proyección y la violencia. 

Esta mañana me sentía raro. El conflicto que estamos viviendo colectivamente en España me toca más de lo que imaginaba que lo haría. Conecté conmigo y me di cuenta que el dolor que siento tiene mucho que ver con la falta de inclusión, escucha y comprensión que había en mi familia de origen y el gran dolor que esto me generaba pero del cual no era consciente porque era un niño pequeño. 


Image result for being heard

En esta situación actual hay dolores que reconocer, gestalts que cerrar y heridas que sanar que tienen que ver con el presente en cuanto a que es el presente el que las pone de manifiesto pero no el que los causa. 

Ver esto es esencial, esté del lado en el que esté. Si no me hago cargo, convertiré al otro en mi enemigo y lo atacaré culpándolo de mi dolor. Y justificaré mis acciones y posturas con mil "evidencias" sin darme cuenta que estoy creando una percepción "a la medida" que de sentido a lo que siento y creo. Y pedir dialogar o intentar acercarme sin tomar la responsabilidad de mi dolor va a resultar en enfrentamiento, choque, ataque y violencia, explícita o velada. 

Cuando me hago cargo de lo mío, dejo de proyectar en el otro y renuncio a  convertirlo en mi enemigo, entonces puedo verlo, escucharlo y dar espacio a su realidad a la vez que doy espacio a la mía. Y de esto puede salir algo creativo y reconciliador, algo productivo para los dos. Vernos como partes de un proceso de algo que quiere emerger para darnos más consciencia, percibiéndonos como facilitadores de ello, como una especie de comadronas de un parto difícil, en vez de vernos como contrincantes o enemigos, es para mí, la única solución realmente sostenible. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Blog: Los mensajes de la Vida

La vida es un espejo. Nos refleja las áreas en las que tenemos que desarrollarnos para estar en armonía con Sus Principios. Y Sus Principios son nuestros prinicipios, aunque no lo reconozcamos. La cosa es: ¿Tenemos el mindset necesario para poder leer los mensajes que la Vida quiere transmitirnos? ¿Cómo desarrollamos ese mindset? La primera condición es dejar de proyectar, de poner fuera lo que tenemos dentro. ¿Cómo sabemos que estamos poniendo fuera lo que tenemos dentro? Porque culpamos, nos sentimos víctimas de las circunstancias, de los acontecimientos y de las personas. Decimos, "Si tal persona no estuviera en mi vida, las cosas serían más fáciles." o "Si tuviera otro trabajo, sería más feliz." o quizá algo como, "Tal persona me saca de quicio." Y tal vez es verdad, que nuestra vida sería diferente sin esas circunstancias difíciles. Pero si lo que hay fuera es un reflejo de lo que hay dentro, para transformarlo, hay que saber mirar y deshacer la made…

Blog: ¿Dedos que hablan?

Hoy tuve una experiencia alucinante. Estaba desayunando tranquilamente cuando de repente oí voces. Miré a mi alrededor y no había nadie. Y no eran voces en mi cabeza; menos mal, porque si no tendría que ir al siquiatra. Dirigí mi vista hacia la mano que no estaba sujetando la taza de café y que simplemente reposaba sobre la mesa. ¡Las voces venían de dos de los dedos de mi mano izquierda! 


Era una enfadada discusión que estaban teniendo mis dedos índice y cordial. El dedo índice le decía al dedo cordial, "Estoy harto. Estás a mi lado y no haces más que fastidiar mi existencia. Como eres más alto me eclipsas. Eres un arrogante que lo único que haces es menospreciarme. Además, como eres más grande, usas más sangre que yo. A veces tengo una sensación de hormigueo y es tu culpa; como toda la sangre se usa para alimentarte, yo me quedo con menos de ella para mí." El dedo medio se sintió muy molesto y le respondió, "¿Y tú? Lo único que haces es señalar: que si te robo la sangr…