Ir al contenido principal

No quiero salir de mi prisión



Me doy cuenta que, si quiero ser cada vez más libre, necesito trascender mis creencias. Y no solo hablo de las que ahora están en boca de todos los coaches y otros profesionales que nos dedicamos al desarrollo perosonal, las famosas creencias limitantes. Hay muchas creencias que alimentan mi "autoestima", fortalecen mi identidad y me dan seguridad y que son igualmente limitantes. Son las creencias que en apariencia me fortalecen pero que, a la vez, me separan del otro. De estas a veces es más difíciles liberarnos porque para hacerlo, necesitamos ampliar la mirada, salir de nuestra zona de comfort y pasar por momentos de inseguridad, inestabilidad e incluso angustia. 


¿Cuál es el mejor recurso para darnos cuentas de estas creencias? El espejo de la vida. ¿Qué dice de mí esa persona que no me cae bien y hacia la que siento rechazo? ¿Qué mensaje cifrado tiene esa situación en la que me encuntro que no me gusta? Si me hago sensible a ello, me daré cuanta que hay un mecanismo en mí que crea mi realidad y que se dedica a aceptar solo aquello que refuerza su sentido de identidad y todo aquello que lo cuestiona, lo rechaza. Es un mecanismo subconsciente y tan rápido que parece fuera de nuestro control. Es un mecanismo que selecciona aspectos de la realidad rechando otros. Los que selecciona son aquellos que dan fuerza a nuestras creencias e identidad. Y los que rechaza son aquellos que las amenaza, Y con esos apectos parciales construye una serie de imágenes a las que llama, luego, realidad. Y de esta manera nos hace creer que esa parcialidad es el todo, la realidad. 


Y así nos quedamos prisioneros de una jaula que nosotros mismos construimos. Y solo cuando la jaula se torna incómoda es que queremos dejarla, pero mientras siga siendo cómoda y segura, la protegeremos y nos quedaremos dentro aunque la puerta esté abierta. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Catalanes y otros ciudadanos de España, comadronas en un parto difícil

En la teoría gestáltica se dice que cuando una experiencia dolorosa no fue asimilada e integrada se queda un poso que se convierte en un proceso no cerrado que busca su culminación o cierre. A este proceso se le llama una getalt abierta. Estas gestalts abiertas se expresan como manifestaciones en las que el dolor contenido y creado en el pasado surge en la consciencia porque un evento en el presente lo desencadena. 

En mi experiencia, estas gestalts abiertas se crean en nuestra infancia y siempre giran alrededor de situaciones en las que vivimos una o varias de nuestras necesidades como no cubiertas. Incluso hay quienes sostienen, yo así lo veo también, que estas gestalts abiertas pasan de generación a generación en lo que se llama trauma transgeneracional sistémico. 

Todo conflicto presente, ya sea personal o colectivo, es una oportunidad de sanar nuestro pasado personal biográfico. No olvidemos que lo colectivo está formado por individuos y que cada uno lleva la carga dolorosa de su b…

Blog: Los mensajes de la Vida

La vida es un espejo. Nos refleja las áreas en las que tenemos que desarrollarnos para estar en armonía con Sus Principios. Y Sus Principios son nuestros prinicipios, aunque no lo reconozcamos. La cosa es: ¿Tenemos el mindset necesario para poder leer los mensajes que la Vida quiere transmitirnos? ¿Cómo desarrollamos ese mindset? La primera condición es dejar de proyectar, de poner fuera lo que tenemos dentro. ¿Cómo sabemos que estamos poniendo fuera lo que tenemos dentro? Porque culpamos, nos sentimos víctimas de las circunstancias, de los acontecimientos y de las personas. Decimos, "Si tal persona no estuviera en mi vida, las cosas serían más fáciles." o "Si tuviera otro trabajo, sería más feliz." o quizá algo como, "Tal persona me saca de quicio." Y tal vez es verdad, que nuestra vida sería diferente sin esas circunstancias difíciles. Pero si lo que hay fuera es un reflejo de lo que hay dentro, para transformarlo, hay que saber mirar y deshacer la made…

Blog: ¿Dedos que hablan?

Hoy tuve una experiencia alucinante. Estaba desayunando tranquilamente cuando de repente oí voces. Miré a mi alrededor y no había nadie. Y no eran voces en mi cabeza; menos mal, porque si no tendría que ir al siquiatra. Dirigí mi vista hacia la mano que no estaba sujetando la taza de café y que simplemente reposaba sobre la mesa. ¡Las voces venían de dos de los dedos de mi mano izquierda! 


Era una enfadada discusión que estaban teniendo mis dedos índice y cordial. El dedo índice le decía al dedo cordial, "Estoy harto. Estás a mi lado y no haces más que fastidiar mi existencia. Como eres más alto me eclipsas. Eres un arrogante que lo único que haces es menospreciarme. Además, como eres más grande, usas más sangre que yo. A veces tengo una sensación de hormigueo y es tu culpa; como toda la sangre se usa para alimentarte, yo me quedo con menos de ella para mí." El dedo medio se sintió muy molesto y le respondió, "¿Y tú? Lo único que haces es señalar: que si te robo la sangr…